Shiraz

Habitación de hotel, E. Hopper (1931)

Ahí está.
Ignorando el tipo de uva que es,
y aún más, el vino que será.
No logra creer.
¿cómo una mermelada
puede convertirse en vino?
¿cómo ser sin dejar de estar?

Ahí está.
esperando un tren que la trepane.
Sin espejos por los que poder escapar.

Se llama Shiraz, dicen,
huele a nueces y a mora,
pero ella aún no lo sabe.



1 comentario:

Otto dijo...

tengo pensado ir a ver a hopper, sería un placer que me acompañaras...tu dirás.
Las uvas las pongo yo, y tu miras tras el cristal.