Amelie también se va

A coger trenes que se retrasan diez dias y una hora,
a montar en autobuses que atraviesen la meseta.
La pequeña Amelie está eufórica
por robar toallas en cada hotel que duerma,
y salir, junto al gnomo,en todas las fotos.
Ahora es cuando empieza el viaje,
(hacía dónde no se sabe)

2 comentarios:

Sico Pérez dijo...

Bon voyage au bout de la nuit!!

Otto dijo...

me parece que es conveniente leer...que es conveniente la música...pero lo que realmente me parece indispensable es viajar y mezclarse con la gente, aprender y descubrir...palpar los gestos y otras maneras de vivir, para así poder comprender lo que nos hace sentir. Para descubrir la alegría de existir.